Las Sacadas

Cuando ya se saben los básicos y hemos conocido los ochos, les enseñamos a utilizarlos como herramientas para la fabricación de figuras.

Abordamos una figura que sale de la cruzada de la mujer. Cuando accede con el pie derecho avanzando, el hombre la hará girar en un movimiento continuado. Por lo cual, apelará a la estructura de movimiento del paso de costado para seguir la secuencia de movimientos hacia la dirección que el hombre propone.

Después de la cruzada, iniciará su recorrido con un cruce hacia adelante, seguido de una apertura con izquierda y un cruce atrás con derecha, en sentido circular y completando un triangulo con los apoyos. Con esa previsión, el hombre puede aprovechar la coyuntura para buscar los pies de la mujer y colocarlos oportunamente a la par, para suplantar el apoyo de ella por el suyo y lograr el efecto de una sacada.

Primero con izquierda, formando una “T” en relación con el pie de la mujer, luego con derecha (adosado, por dentro) y termina con izquierda (adosado, por dentro), para perfilarse a línea de baile y salir por el costado de la mujer hasta el cruce.

Una cosa es el efecto visual y otra cosa es lo que realmente estamos haciendo. Si el hombre apoya el pie izquierdo al lado del pie izquierdo de la mujer justo en el momento que ella despega ese apoyo para buscar el paso siguiente, quedará como si lo está apartando aunque ni lo haya tocado. Se hace como un reemplazo de apoyos, el de la mujer por el del hombre. Tiene que ser al mismo tiempo para que dé la sensación de que el pie del hombre tiene un efecto que hace que la mujer retire su pie.

Desde el principio hasta el final de la ejecución de la figura, aplicamos un tiempo de música para cada movimiento.