El sanguchito

Abordamos, en esta clase, la figura más internacional del tango. Ampliamente conocida, esta figura, nace de una buena ejecución del ocho para atrás. Cuando la mujer se dirige hacia la derecha del hombre, este se queda sobre la izquierda y coloca el lado interno del pie derecho a la par del lado externo del pie izquierdo de la mujer. Se quedan enfrentados, cada uno en una toma de peso, descansando la mayor parte del peso en la pierna trasera. El lado abierto de la postura se encuentra mirando hacia línea de baile.

El hombre cierra con su pie izquierdo adosando el lado interno del pie izquierdo a la parte interna del pie izquierdo de la mujer, y en forma continuada, saca su pie derecho llevándolo hacia atrás y haciendo una toma de peso con el nuevo apoyo. Se hace un juego como de ajedrez (mueve él, mueve ella). Se invita a la mujer a que pase por delante, realizando un ocho completo dentro del marco de los dos apoyos del hombre, terminándolo delante del pie izquierdo del hombre. Este, cierra con su pie derecho hacia el izquierdo.

Aquí termina el paso, pero nos encontramos en contra de la línea de baile. Entonces, tenemos dos opciones.

1- Cuando la mujer descansa sobre los dos pies, es como comenzar todo de cero. Lo más lógico sería que el hombre utilizara la salida hacia atrás, ya que no interrumpe la línea de baile. Pero aplicando el sentido común, muchas veces, las mujeres, no dejan descansar bien sus apoyos, y al terminar el ocho hacia adelante, dejan un poco libre el pie derecho, por lo que puede lleva a equivocaciones si el hombre la invita a realizar una salida donde ella avance. Por lo tanto…

2- Enseñamos un freno de frente: al realizar el primer paso hacia adelante se frena y se cambia la dirección del paso para buscar inmediatamente la línea de baile, girando hacia la izquierda, yendo por fuera y terminando en cruzada.