Técnica (Extraído del blog http://guillermo-tango.blogspot.com/)

Bailar no es solo moverse. Bailar es moverse al tiempo de una música con movimientos definidos. A todos los que les gusta el baile, saben apreciar un movimiento estéticamente aceptable, con gracia, estilo o elegancia. La mejor forma de conseguirlo, es partiendo de una buena base técnica para ir construyendo sobre ella, combinaciones inteligentes con los aditivos y los tics que cada uno tenemos y que adornan los movimientos de una forma personal.

El tango, como todo baile (así como cualquier actividad física que requiera una serie de movimientos definidos), debe proveerse de una base técnica. Una vez adquirida la técnica, y suficientemente repetida, no es necesario pensar en ella. De esa forma, tenemos tiempo para imaginar nuestras propias coreografías y libertad para dejar que las sensaciones invadan nuestro cuerpo.

Por eso, es un buen consejo el comenzar por aprender técnicamente bien los movimientos básicos para tener  la soltura que nos permita sentir el placer de bailar. Los profesores de baile deben analizar los movimientos utilizados en el tango, estudiar su mecánica para proporcionar al alumno una información clara de la naturaleza de cada paso.

Una vez adquirida la técnica, es necesaria la constante repetición de los ejercicios que suelen darse en clase. La ejecución de un movimiento equilibrado y con economía de esfuerzo, nos deja tiempo para disfrutar del baile.

A veces puede darse la impresión que otros bailes más sueltos no requieren tanta técnica como en el tango. Pero este es un efecto visual engañoso. En otros bailes,  pueden pasar desapercibidos ciertos movimientos mal hechos, lo cual no quiere decir que lo estemos haciendo bien.

Todo baile requiere del aprendizaje de técnicas específicas de movimiento. Lo que cambia, es la exigencia paulatina de profesor hacia los alumnos acorde al nivel  y el tiempo de baile.