Primera clase:                                              

La primera clase la dedico a la postura, al paso, al reconocimiento del tiempo de la música, pero fundamentalmente, a perder el miedo a caminar con una persona delante.

Luego de una ligera explicación de la postura (no es lo más importante en un primer momento), explico qué pie vamos a utilizar en el avance del hombre al caminar.

Postura: Enfrentados, línea de hombros paralelas. El brazo izquierdo del hombre abierto en un ángulo de 90º, con la mano a la altura del hombro derecho de la mujer. La mujer toma la mano del hombre dejando el mismo ángulo de apertura en su brazo. Se cierra el abrazo llevando el brazo derecho del hombre hacia la mitad de la espalda de la mujer, y ella coloca su brazo en contacto con el del hombre, con la mano a la altura del hombro.

Línea de caderas paralelas, piernas juntas desde los talones y puntas de pies ligeramente abiertas.-

El hombre avanza con el izquierdo y la mujer retrocede con el derecho.

Esquemáticamente, en bloques de cuatro pasos, el alumno principiante aprende a arrancar y frenar.

El alumno avisa el comienzo de la caminata perdiendo el equilibrio hacia adelante, un instante antes de que la pierna izquierda dé el primer paso. La mujer debe captar la intención del hombre, al notar que su cuerpo viene hacia a ella, y retroceder inmediatamente con la derecha para no ser pisada.

Para cerrar, cuando el hombre está pisando con la izquierda, debe marcar con el brazo derecho en la mitad de la espalda, para que, ralentizando el movimiento, cierren al tiempo siguiente, el hombre con la derecha, la mujer con la izquierda.

Esto se practica al tiempo de la música y alrededor de la pista. Les explicamos la constante del tiempo en el tango, y el circuito que deben seguir en sentido anti horario por las afueras de la pista de baile, para que no se choquen con otras parejas.

Posteriormente, se rompe ese esquema de cuatro tiempos para dejar que los alumnos comiencen cuando quieran y terminen cuando lo deseen, teniendo en cuenta que el hombre debe comenzar con la izquierda y cerrar con la derecha. La mujer, obviamente, el contrario. Entonces, el alumno incorpora el concepto de baile improvisado por primera vez. Puede hacer todos los pasos que quiera, con la premisa de que tiene que empezar y terminar con un pie determinado.

Los alumnos, apenas hayan practicado la caminata hacia adelante podrán comprobar que en línea de baile, hay constantes situaciones donde se quedan parados esperando que la pareja que se encuentra delante comience a andar. Es entonces cuando se enseña la salida hacia el costado izquierdo.

El hombre conduce a la mujer hacia la izquierda, para que abra a una distancia estándar (ancho de hombros, un poco más). Por comodidad y por asimetría del abrazo, el hombre abre más que la mujer.

Caminan un paso en paralelo hacia línea de baile. En el tercer paso el hombre se introduce en el camino de la mujer con la izquierda, para alinear sus pies con los de ella, y de esa forma caminar de frente hasta cerrar.

Se deja que practiquen las dos posibilidades de comenzar, en línea de baile.

La cruzada

Este movimiento, en el cual, la mujer posiciona su pierna izquierda por delante de su derecha, se realiza cuando el hombre camina por el costado de la mujer luego de haber abierto hacia la izquierda.

Es una acción de la mujer para colocarse enfrente del hombre. Por eso es que, después de que se abre hacia la izquierda y se camina por el costado, en el tercer paso, el hombre decide que hacer: si él se mete en el camino de la chica para buscar su frente, ó continua caminando por el costado para que sea la mujer la que busque el frente del hombre realizando la cruzada.

Por eso es que no existe una marcación especial, más que la posición corporal. La disociación propia que produce el hombre de forma natural cuando camina por el costado es la que indica la posterior decisión de cruzada de la mujer.

En el momento de la cruzada, la mujer todavía continúa en el costado. El siguiente paso hacia adelante los enfrentará.

Aprendido esto, se enseña la salida al costado derecho, ya que es posible que la pareja se encuentre en una situación en la que no pueda caminar hacia adelante ni hacia el costado izquierdo.

En este caso, el hombre abre a la misma distancia que la mujer, para luego caminar de frente hasta cerrar. El número de los pasos será impar, porque el hombre deberá cerrar con derecha, como siempre que camine hacia adelante. Ahora tienen tres posibilidades para comenzar a caminar cuando se encuentren en línea de baile, y deben ponerlo en práctica inmediatamente.

Visto esto, se enseña la salida hacia atrás, como culminación de las distintas posibilidades de comienzo acorde a los cuatros frentes principales en el tango: delante, izquierda, derecha…y atrás.

La salida hacia atrás se enseña como último recurso que tenemos en el caso de que no haya posibilidad de comenzar hacia ninguno de los otros tres frentes. Y aunque se puede enseñar en forma esquemática, comenzando con el paso derecho el hombre hacia atrás, abriendo hacia el costado izquierdo, siguiendo en forma paralela, etc., inmediatamente hay que adaptar el contenido a posibles situaciones reales. En el caso de que el bailarín se haya quedado en contra de la línea de baile, se gira desde el primer paso hasta lograr los 180º, y cuando se está de forma paralela, ya tendríamos que estar mirando hacia línea de baile.

Hemos visto las salidas según el orden de prioridad a la hora de bailar. En cierta forma, cuando comenzamos, utilizamos el básico por excelencia que es el caminar hacia adelante. Si no podemos caminar hacia adelante, o queremos entrar a un básico, utilizaremos la salida hacia la izquierda. Si no podemos, buscaríamos espacio en la pista saliendo y caminando hacia la derecha. Y cuando nos encontremos en contra de la línea de baile, o en una esquina, y sin posibilidad alguna de poder utilizar alguna otra salida, haríamos uso de ese último recurso para retomar el frente y la línea de baile.